Unos 300 espacios públicos en Paraná contribuyen al disfrute de los niños
1
 Home Regístrese
Buscar
Recorridos colectivos
Epre

Contenido
Home
Portada
Actualidad
Políticas
Columnas
Gobierno
Nacionales
Derechos Humanos
Gremiales
AGMER Central
Referecia
_
Contáctenos
veterinaria
frigocarne
servijur

Para que disfruten el finde
Unos 300 espacios públicos en Paraná contribuyen al disfrute de los niños
 
Ver imagen El buen tiempo alienta las actividades al aire libre. Que plazas y parques estén en condiciones es una demanda constante de numerosas vecinales.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:08/02/2019 8:31:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

En tiempos en que la tecnología se fue arraigando en la vida cotidiana de los niños, que en muchos casos eligen quedarse jugando con el celular o la computadora, las plazas y los parques de Paraná se convierten en una atractiva opción para que los chicos puedan compartir alguna propuesta lúdica con sus pares, sobre todo en estos días, en plenas vacaciones de verano, con sol y temperaturas agradables.
En la capital entrerriana hay más de 300 espacios públicos que invitan a disfrutar a cielo abierto. Algunos son históricos y es tradición visitarlos en familia. Otros se fueron conformando a partir de iniciativas de comisiones vecinales que se plantean recuperar algún sitio abandonado y transformarlo en un lugar en el que pueda reunirse la gente del barrio, confiriéndole identidad y pertenencia para cuidarlo.
La plaza Le Petit Pissant es una de las clásicas y varias generaciones jugaron en la vieja locomotora apostada en el predio de la Costanera Baja al final. Hay quienes fueron cuando eran niños, después llevaron a sus hijos y ahora a sus nietos. Si bien muchas veces se cuestionó el estado de las hamacas, toboganes y otros artefactos, averiados unos por algún acto de vandalismo y otros por el paso del tiempo, en la actualidad se mantiene este espacio en condiciones para que lo visiten paranaenses y turistas. Ayer fue el lugar elegido por Tania, terapista ocupacional, para concurrir con dos de sus pacientes, Thiago y Alcides. Solo encontraron una escalera rota y los desanimó un poco, pero optaron por utilizar otros juegos y aprovechar la diáfana mañana.
En el parque montado hace un par de años frente al balneario Thompson también había niños animando sus vacaciones de verano. Jesús, un padre joven de la zona, llevó a jugar a su hija Renata, de 6 años, y al hijo de su pareja, Ian, de 5 años, quienes incansables recorrieron cada opción, turnándose entre el subibaja, la hamaca, los puentes, la calesita y otras alternativas dispuestas para la diversión de los más chicos. A diferencia de Le Petit Pisant, los artefactos son de material plástico reciclado, y habitualmente los padres valoran sus ventajas: "Los juegos en general están todos bien, aparte son de plástico y lo chicos pueden jugar tranquilos, porque cuando hay sol no se calientan tanto y es menos factible que se lastimen", dijo Jesús a UNO, mientras los pequeños contaron eufóricos que les gusta mucho ir a ese sitio.
En el mismo sentido, Germán López Segura, director general de la Secretaría de Infraestructura de la Municipalidad, destacó además que la construcción de este parque con materiales reciclados de la firma Quanta contribuye al medio ambiente. A su vez, mencionó que desde el área están abocados a la recuperación de más espacios verdes. "Atendiendo las denuncias de los vecinos de distintas zonas respecto a espacios públicos o fiscales que están abandonados e incluso algunos intrusados, hemos recuperado varios el año pasado", dijo, y explicó: "Hay barrios donde no tienen posibilidad de tener un espacio verde o una plaza, y la gente se tiene que ir los fines de semana con los hijos a otro lugar más grande, como el parque Gazzano, el parque Nuevo y otros sitios. Los recuperamos también con la intención de que no se tengan que movilizar del lugar donde viven".
Sobre la modalidad de trabajo, sostuvo que va un arquitecto, hace un relevamiento del lugar, y si es necesario se utiliza maquinaria para nivelar el terreno. "Después se pide al Vivero Municipal alguna especie de árbol que sea adecuada para esa zona y se plantan. Desde la Dirección de Herrería en ocasiones se hacen arcos para que los chicos puedan hacer una canchita y tengan donde jugar al fútbol, Arquitectura dispone de los cestos y bancos, y el área de Señalización se encarga de la cartelería del lugar. Más adelante se ve la posibilidad de colocar juegos o no, porque se necesita presupuesto. Todo lo hacemos con recursos y personal de la Municipalidad y la idea es seguir perfeccionando estos espacios".
Por su parte, Roberto Sabbioni, director del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos de la Municipalidad, organismo que se ocupa de todo lo que es el mantenimiento de estos sectores, señaló: "Hay más de 300 espacios públicos y buscamos atender las necesidades de todos. Hay plazas donde se mejoraron las fuentes de agua que no andaban y ahora funciona la mayoría y es un condimento más para la ciudad se mantienen las plazas, el Rosedal y el parque Urquiza, que a veces cuesta más porque es muy grande y tanta lluvia afecta".
"Cada zona de la ciudad tiene sus plazas y parques, y hay vecinos que las cuidan y colaboran con su conservación", manifestó el funcionario, quien se refirió a su vez al vandalismo que sufren varios de estos sitios: "Hay barrios donde a veces rompen las luminarias a los tiros. Es gente del lugar o de otras zonas. Rompen los bancos, los juegos, roban los árboles, pero la parte que más atacan es el alumbrado", lamentó.
Asimismo, mencionó que un inconveniente que se viene dando en la plaza Sáenz Peña, que es un lugar emblemático donde hay incluso placeros, es que se queman las luminarias: "Con las ferias y algunos vendedores ambulantes, se prenden de la luz y en más de una oportunidad nos están quemando los artefactos. Nos está pasando en muchos espacios públicos, como la Costanera y el Thompson", comentó.
No obstante, Oscar Zehnder, presidente de la vecinal Sáenz Peña, sostuvo indignado: "La plaza Sáenz Peña está abandonada, es un desastre, nos prometieron 25 bancos y nos dieron solo dos no se puede pasar de noche porque falta la luz".
Alejandro Milocco, presidente de la vecinal Parque Mayor, donde está situado el parque Gazzano, también brindó su testimonio y expresó: "Ha habido una reestructuración parcial en el Parque. Pusieron en valor y renovaron gran parte de los juegos y además hicieron una licitación para volver a fomentar los batibotes y ya están trabajando con este tema. Hay ganas de parte del municipio de implementar otro tipo de atractivos en el lugar, incluso un lugar para feriantes".
Sin embargo, observó: "Hay otras cuestiones que no se han tenido en cuenta y hay gente enojada: se han cortado muchos árboles, no se mantiene el césped como debiera, la parte de atrás del Parque es todo monte. Está un poco descuidado en ese aspecto y hay poca iluminación, lo que favorece que más gente en situación de calle se quede a pernoctar ahí".
Cada barrio tiene su reclamo y su demanda: se quejan del abandono de la plaza en barrio padre Kolbe, del Paseo Jardín que está en Moreno y De la Torre y Vera, de los juegos de la plaza España, de los espacios públicos en barrio Vairetti, del estado de la plaza Martín Fierro pegada a la Terminal, entre tantos otros sitios donde esperan mejoras para hacer uso de un espacio que es de todos.
 Home
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




IAFAS

ATE

ronchi




paranainferiores