Llueven críticas en la ONU
1
 Home Regístrese
Buscar
Recorridos colectivos
Epre

Contenido
Home
Actualidad
Políticas
Columnas
Gobierno
Paraná
Nacionales
Derechos Humanos
Informes
Historias
Provinciales
Opinión
mundo rural
Referecia
_
Contáctenos
veterinaria
frigocarne
servijur

El Consejo de Seguridad, territorio hostil para EE.UU. e Israel
Llueven críticas en la ONU
 
Ver imagen Washington debió escuchar ayer fuertes críticas de los otros 14 miembros durante una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Solo el embajador israelí defendió la decisión de Trump sobre Jerusalén.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:09/12/2017 9:16:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

Tras la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel, Washington debió escuchar ayer fuertes críticas de los otros 14 miembros durante una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esta decisión sobre Jerusalén representa “un peligroso caso precedente”, dijo el embajador egipcio ante las Naciones Unidas, Amr Abdellatif Aboulatta, durante el encuentro este viernes en Nueva York. Los embajadores del Reino Unido, Italia, Suecia y Alemania –actualmente no representada en el Consejo– comunicaron tras la sesión en una declaración conjunta que la decisión no está en concordancia con resoluciones de Naciones Unidas y que no ayuda a las perspectivas de paz en la región. “El estatus de Jerusalén debe ser determinado mediante negociaciones entre israelíes y palestinos que conduzcan a un acuerdo sobre el estatus final. Ha sido una constante posición de los miembros de la Unión Europea que, como parte de ese marco, Jerusalén básicamente debería ser la capital tanto del estado israelí como del palestino”, sostuvieron en el texto. “Hasta entonces no reconocemos soberanía sobre Jerusalén”, sentenciaron.
Previamente, la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, defendió la decisión de Trump. “Nuestras acciones deben impulsar el objetivo de la paz”, dijo. “Entiendo las preocupaciones de los miembros que reclamaron la sesión. El cambio es difícil, pero nunca deberíamos cuestionar lo que la verdad puede hacer”, afirmó la embajadora estadounidense ante la ONU. El Gobierno estadounidense se sigue sintiendo profundamente comprometido con el proceso de paz en Cercano Oriente, sostuvo. “Y creemos que podríamos estar más cerca del objetivo que nunca antes”, añadió Haley. En un inusual tono moderado, Haley aseguró que el traslado de la embajada desde Tel Aviv a la ciudad santa, es “simple sentido común”, ya que allí están ubicadas las sedes de los tres poderes israelíes. Según la embajadora estadounidense, con su anuncio, Washington no tomó una decisión sobre los límites o las fronteras, ni introdujo cambios sobre la administración de los lugares sagrados, ni predeterminó los temas de un acuerdo final. “Seguimos comprometidos con lograr un acuerdo de paz duradero. Apoyamos una solución de dos estados si las partes lo acuerdan”, aseguró la Haley, en línea con lo expresado por Trump desde su llegada a la Casa Blanca. En una reprimenda indirecta a las Naciones Unidas, la embajadora estadounidense contraatacó diciendo que las críticas a la decisión de Trump le causaron “más daños” al proceso de paz de lo que lo hicieron avanzar. Estados Unidos siempre ha apoyado la llamada solución de los dos Estados, la única propuesta de paz sobre la que hay consenso internacional. Sin embargo, al llegar al poder, Trump rompió con una política de estado de 70 años al declarar que Estados Unidos apoyará esa solución sólo si los dos lados acuerdan eso.
Además de los 15 miembros del Consejo de Seguridad, de la sesión participaron Palestina, Israel y Jordania, este último por ser el custodio de los lugares sagrados musulmanes de la ciudad vieja de Jerusalén. La reunión culminó sin una resolución o un comunicado oficial.
El embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansur, calificó como “extremadamente lamentable” la decisión de Trump. Mansour, lamentó que Washington decida “premiar la impunidad de Israel”, algo que debería costarle una descalificación para cumplir cualquier rol de liderazgo en los esfuerzos para alcanzar una solución al conflicto. Asimismo, subrayó que “el anuncio de Trump viola el estatus legal, político e histórico de Jerusalén, los derechos de los pueblos palestinos y las legítimas aspiraciones nacionales”.
A su turno el embajador israelí Danny Danon, la única voz a favor de Washington, celebró el anuncio de Trump como “un hito para Israel, la paz y el mundo”. Y agregó:”Estados Unidos tiene el coraje y la verdadera comprensión de la justicia para declarar oficialmente lo que siempre se ha sabido: que Jerusalén ha sido y siempre será la capital de Israel”.
Previamente, en videoconferencia desde Jerusalén, el representante de la ONU para Medio Oriente, el ruso Nickolay Mladenov, había alertado sobre los riesgos de que haya una escalada violenta. El estatus de Jerusalén es el “tema más emocional y difícil” en el proceso de paz, dijo. Mladenov le pidió a todas las partes que mantengan la calma, que practiquen la moderación y regresen a un diálogo constructivo. “Este es un momento crítico en la larga historia de este conflicto”, señaló. “Cualquier decisión unilateral menoscaba los esfuerzos para la paz. Y tengo que decirlo, estoy preocupado por el riesgo de una escalada violenta”, aseveró el representante de la ONU y agregó que la noticia causó “mucha indignación entre los palestinos y ansiedad en Medio Oriente y más allá”. Recordó que el movimiento islamista Hamas llamó a una “tercera intifada” a partir de ayer y se refirió a las protestas en Gaza, donde en las últimas horas murieron dos palestinos por los disturbios que estallaron tras el anuncio de Trump.
Jerusalén Este fue anexada por Israel en 1980, en un movimiento que no fue reconocido por la comunidad internacional. A partir de entonces, los sucesivos gobiernos israelíes comenzaron a construir viviendas en los alrededores y en partes claves para consolidar su control sobre la ciudad, que también es vigilada por sus fuerzas de seguridad. El reconocimiento estadounidense tocó el centro más sensible de los reclamos históricos de los palestinos y afectó uno de los simbólicos religiosos y culturales más importantes del mundo islámico: la Ciudad Vieja de Jerusalén.
En consecuencia, la lluvia de críticas, repudios y advertencias llegaron desde todos los continentes.
 Home
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




IAFAS

ATE

ronchi




paranainferiores