Un viaje hacia las utopías revolucionarias. Segunda parte XXI. “Las calles de San Francisco”
 Home Regístrese
Buscar

mediplus

Contenido
Home
Actualidad
Políticas
Paraná
Informes
Conmemoraciones
Agenda
Arte y Cultura
Literarias
Cursos y seminarios
Ambiente
Entrevistas
Opinión
Ciencia y Tecnología
Salud
mundo rural
Referecia
_
Contáctenos
veterinaria
frigocarne
servijur

Por Manuel Justo Gaggero*
Un viaje hacia las utopías revolucionarias. Segunda parte XXI. “Las calles de San Francisco”
 
Este era el título de un serie estadounidense que emitió la televisión argentina entre los años 1972 y 1977 que describía los problemas que enfrentaban dos oficiales de policía tratando de resolver los crímenes que se producían en esta ciudad californiana.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:06/09/2017 12:05:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

En la misma aparecía la particular arquitectura victoriana que había sobrevivido al incendio y terremoto que en el año 1906 destruyera casi toda esta hermosa urbe y los tranvías que recorrían sus empinadas calles.
En eso pensaba cuándo caminaba por sus veredas en ese viaje que hiciéramos desde Nueva York para responder a una invitación de los compañeros que distribuían “Denuncia” y de estudiantes latinoamericanos interesados en conocer la situación argentina y sumarse a la denuncia del Terrorismo de Estado y al reclamo que se extendiera la Enmienda Kennedy al régimen militar que usurpaba el gobierno de nuestro país.
Era considerada la población de esta como la más abierta, desprejuiciada y tolerante y como muestra de ello, el año anterior, había sido elegido “supervisor“ Harvey Milk que defendía los derechos de la comunidad gay. Por su lado el movimiento estudiantil encabezó las protestas que denunciaban la presencia de tropas norteamericanas en Vietnam y que apoyaban a los “objetores de conciencia” que se negaban a que se los enviara a combatir por una causa que consideraban injusta.
Tuvimos un excelente recibimiento y dimos varias charlas con masiva participación de público en la sede de la universidad en Berkeley y en centros de residentes salvadoreños y nicaragüenses.También nos hicieron recorrer el casco urbano y conocer el barrio chino “Chinatow“ inmortalizado en varias películas.
En esos días concurrimos a varios actos en los que se ratificó la solidaridad y el apoyo al Frente Sandinista de Liberación Nacional que combatía a la dictadura somocista. En uno de ellos participó la escritora nicaragüense Gioconda Belli que estaba realizando una gira por varias ciudades estadunidenses para denunciar la brutal represión de la Dictadura del “último marine” y el asesinato del director del diario “La Prensa”, a principios de ese año, Pedro Joaquín Chamorro.
Esta actividad formaría parte de la próxima edición del mensuario.
Recibí una llamada desde Washington en la que los compañeros me informaron que era ya un hecho que se aplicaría al régimen genocida argentino la “Enmienda Kennedy“ y por otro lado, que la dirección del Partido nos citaba a Rodolfo Mattarollo y a mí para reunirnos en Madri cuánto antes.
No cabía duda que la crisis que se avizoraba estaba estallando y que se avanzaba a una ruptura. Por otro lado y previo a ello, tenía que viajar a México para encontrarme con un querido compañero que viajaba desde Buenos Aires junto a su compañera, para traernos noticias de lo que estaba ocurriendo en el país, en particular con la militancia de la organización que sobrevivía con muchas dificultades, y una cuestión más personal, que era saber cómo estaba mi madre y Enrique-el hijo de Susana. Todo ello hizo que diera por terminado mi viaje al país del Norte y que Carlos Gabetta asumiera la Jefatura de Redacción de “Denuncia”.
La despedida del equipo de la revista fue emocionante y me transfirieron todo el afecto posible, al mismo tiempo que reafirmaron que su mentor, Gino Lofredo, era el que los organizaba y mantenía unidos.
Como un signo de la crisis que se avizoraba, Paula se quedó en los Estados Unidos como una especie de “comisario político” y, sin duda, con“mandato” de un sector del Buró.
Al llegar de regreso a la capital azteca, me esperaban en el aeropuerto Raquel y Balta, que había llegado el día anterior con su compañera Leonor, y del que me despidiera el día antes de iniciar el viaje al exilio.
Como siempre, estaba con una sonrisa plena, y nos estrechamos en un fuerte abrazo que tenía toda la carga emotiva del reencuentro y de los difíciles momentos pasados, de los amigos y compañeros que ya no estaban y del dolor por los días de “noche y niebla” que se vivían en la Patria.
Luego, ya en el departamento de Raquel, pasamos horas intercambiando datos e información, al mismo tiempo que lo ponía al tanto de las diferencias, que estaban al “rojo vivo”, en la dirección del Partido al no poder explicar esta los golpes de la represión, y la prácticamente inexistencia de formas orgánicas en el territorio.
Le hice saber que estaba citado por el Secretario General en Madrid, posiblemente para pedirme una definición, y le adelanté que pensaba antes de tomar cualquier decisión, conversar con el “Pelado” Gorriarán por el que sentía un profundo afecto y tenía plena confianza en sus criterios.
Pasamos unos días juntos y yo empecé a preparar mi próximo viaje al mismo tiempo que entregaba un artículo para la revista “Geografía Universal” en la que trabajaba como free lance.
Antes de partir me reuní con Héctor Sandler, un verdadero amigo y compañero, con el que estábamos programando una gira por varios países de Europa para adelantarnos a un rumor que circulaba sobre un posible acuerdo de la Dictadura con la Cancillería de Gran Bretaña en torno a la soberanía sobre las Islas Malvinas.
Al mismo tiempo que vivíamos en este escenario nos llegaban noticias alentadoras desde las recientemente liberadas ex colonias portuguesas en Africa.
En Mozambique, el Frente de Liberación liderado por Samora Machel, se definió por el socialismo y le daba todo su apoyo al pueblo de Zimbabwe que combatía al gobierno racista de Ian Smith permitiendo la instalación de bases guerrilleras en su territorio.
¿Qué pretendía acordar el Foreing Office inglés y la representación del Estado Terrorista en torno a la histórica reclamación argentina sobre las Islas Malvinas?
¿Cuáles fueron las consecuencias de la fractura del Partido?
Estos y otros temas los abordaremos en nuestra próxima nota de esta saga.

*Abogado. Ex Director del diario “El Mundo” y de las revistas “Nuevo Hombre” y “Diciembre 20”
 Home
Tel: 0343 154-549-500
(3100) Paraná - Entre Ríos - Argentina
www.inventario22.com.ar de José Bantar
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




Impresa

malen

ronchi




paranainferiores