Un viaje hacia las utopías revolucionarias. Segunda parte XIV. “Un encuentro en Macondo"
 Home Regístrese
Buscar

mediplus

Contenido
Home
Actualidad
Políticas
Gobierno
Paraná
Nacionales
Derechos Humanos
Legislativas
Internacionales
Informes
Historias
Educación
Agenda
Arte y Cultura
Literarias
Ambiente
Entrevistas
Opinión
Salud
Gremiales
mundo rural
Referecia
_
Contáctenos
veterinaria
frigocarne
servijur

Por Manuel Justo Gaggero*
Un viaje hacia las utopías revolucionarias. Segunda parte XIV. “Un encuentro en Macondo"
 
El entredicho con el ex diputado del Partido Comunista Jesús Mira, que he narrado en la nota anterior, me ratificó que el análisis maniqueo que plantea esta organización política y que lo presenta al Dictador Jorge Rafael Videla como un “militar progresista” en realidad responde a la necesidad de la URSS de seguir haciendo negocios con el régimen genocida que gobierna en nuestra Patria.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:26/06/2017 12:24:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

En los días siguientes la Unión de Periodistas de Cuba ratificó que, en la primera semana de diciembre, se haría el Seminario Internacional al que estaba invitado junto con Carlos Alberto Burgos.
Comenzamos a preparar, con este, la ponencia que presentaríamos. En la primera parte de la misma analizábamos el rol de los medios de comunicación en la tergiversación de la realidad y el papel de las agencias de noticias de los países centrales.
Luego hicimos referencia a los medios de comunicación alternativos y las experiencias, en el país, en particular la de los diarios “Noticias“ y “El Mundo” que fueran editados por dos organizaciones revolucionarias: Montoneros y el PRT-ERP.
En el tercer capítulo nos referimos al “Cronista Comercial“en el que había trabajado Quito y al que Rafael Andrés Perrota convirtió en un diario diferente al de sus inicios incorporando columnistas destacados, con una mirada plural.
Al redactar esta parte recordé que este era un extraordinario compañero y ser humano que integraba el equipo de Inteligencia de nuestro Partido que coordinaba el Capitán “Pepe” y que en una oportunidad se encontró con Alba, en la puerta del diario, ya que ella estaba encargada de sumar la gráfica necesaria a los artículos de la revista Nuevo Hombre que yo dirigía.
Faltaban pocos días para la Navidad y le manifestó que quería comprarle algunos regalos a nuestros hijos. Luego de tomar un café fueron a una juguetería y adquirió juguetes muy buenos y caros que, en el medio de ese diciembre del 75, generaron muchas sonrisas y alegría en los chicos.
Ese era el “Cacho”. Un “imprescindible“que fue secuestrado el 13 de Junio de 1976 por integrantes del Batallón 601 del Ejército. Sometido a brutales torturas, fue asesinado.
Previamente la banda de Albano Harguindeguy y Camps le había pedido a la familia la suma de $U 375.000 para entregarlo con vida.
Loa familiares pagaron el rescate y Ramón Camps festejó con un asado el cobro ni el cadáver entregaron.
Terminamos nuestra ponencia con un listado de los periodistas secuestrados-desaparecidos.
El Seminario comenzó a la hora indicada y se realizaba en el llamado “Palacio de las Convenciones“. Participaban varios centenares de trabajadores de prensa de diferentes países del Continente y una delegación, especialmente invitada, de la Republica de Angola. En el discurso de apertura, Ernesto Vera –Secretario General de la UPC e integrante del Comité Central del Partido Comunista cubano-hizo una mención especial sobre nuestra presencia destacando la solidaridad con Cuba que habíamos tenido desde el diario “El Mundo” y la participación de “Quito”, en ese momento, en Radio Nacional la emisora cubana.
Como las exposiciones eran por orden alfabético de los países participantes fuimos de los primeros y al finalizar la lectura de la ponencia los delegados aplaudieron de pie y respondieron al listado de los “secuestrados –desaparecidos” con el tradicional “Presente-Hasta la Victoria-Siempre”.
En el cuarto intermedio tuvimos una gran sorpresa. Los compañeros de la entidad que agrupaba a los periodistas cubanos nos habían organizado un almuerzo, para que explicáramos la situación en el país, nada menos que con Gabriel García Márquez.
Nos acompañaría un colega dominicano que presidía el Seminario y el mismo se llevaría a cabo en un salón reservado del Hotel “Habana Libre”.
“Quito” no podría asistir porque tenía que trabajar en ese horario en la Radio por lo que iría solo con el compañero de la patria de Caamaño Deño. Cuando llegamos al lugar me sentía nervioso. ¿Cómo hablar con uno de los grandes de la literatura no sólo Latinoamericana y Universal, que mantenía una estrecha relación con Fidel, y que estaba financiando una Escuela de Cine en este “el primer país socialista de América. Al llegar y ver la afabilidad en el trato y su estilo claramente caribeño desaparecieron mis temores.
Lo acompañaba Fernando Martínez Heredia, un destacado escritor e intelectual cubano que había dirigido una publicación llamada “Pensamiento Crítico” con una mirada heterodoxa del proceso revolucionario pero que claramente adhería al mismo.
Al comenzar la charla, “Gabo” nos contó la admiración que tenía por dos compañeros argentinos con los que compartiera la formación de la Agencia “Prensa Latina” en los primeros meses de la Revolución. Se trataba, nada menos ,que de Jorge Ricardo Masetti y de Rodolfo Walsh, ambos “desaparecidos “ en circunstancias diferentes pero comprometidos con la causa revolucionaria.
Luego nos contó, lo que yo ignoraba, que la primera edición de “Cien años de Soledad“ fue posible que saliera a la luz pública gracias al gerente de la Editorial Sudamericana de Buenos Aires. Este, no sólo que le facilitó el dinero necesario para el envío de los originales, sino que, además, le giró un adelanto de los derechos de autor que le permitieron, en aquél año 1967, viajar por primera y única vez a la “ciudad del tango”.
La velada se extendió por casi dos horas con anécdotas de este colombiano que comenzó en América Latina la corriente literaria del “Realismo Mágico” y que escuchó con atención el drama que vivía nuestro pueblo, comprometiéndose a denunciar a la Dictadura en todos los foros en que participara, ya que en pocos días iniciaría una gira por Europa.
Nos despedimos sintiendo que había estado en Macondo con José Arcadio Buendía y su compañera UrsulaIguarán, y que había vivido la magia de aquel viaje extraordinario que inician ambos en la gran Colombia.
Al volver al Seminario le agradecí a Ernesto el importante contacto con “Gabo” y me contestó que tenía otra sorpresa en la misma dirección.
¿Qué era lo que había preparado la dirección de la Unión de Periodistas?
¿Qué sentía cuando quedaban pocos días para que abandonara este país solidario y maravilloso?
Esto y otros temas abordaré en la próxima nota de esta saga.

*Abogado.-Ex director del diario “El Mundo “ y de las revistas “Nuevo Hombre “ y “Diciembre 20”.
 Home
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




Impresa

malen

ronchi




paranainferiores