Donald Trump cumple con una de sus promesas de campaña: promover un poder policial sin restricciones
 Home Regístrese
Buscar

mediplus

Contenido
Home
Actualidad
Políticas
Paraná
Informes
Conmemoraciones
Agenda
Arte y Cultura
Literarias
Charlas y jornadas
Cursos y seminarios
Ambiente
Entrevistas
Opinión
Ciencia y Tecnología
Salud
Universitarias
mundo rural
Referecia
_
Contáctenos
veterinaria
frigocarne
servijur

Por Amy Goodman y Denis Moynihan*
Donald Trump cumple con una de sus promesas de campaña: promover un poder policial sin restricciones
 
Mientras la atención del mundo se centra en la violencia en Estados como Siria, Irak, Yemen y Corea del Norte, aquí, en Estados Unidos, se están sentando las bases de un Estado desenfrenadamente violento a nivel nacional. Donald Trump está cumpliendo al menos una de sus numerosas promesas de campaña: promover un poder policial sin restricciones.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:17/04/2017 9:53:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

El elegido de Trump para ocuparse de llevar a cabo estos objetivos, el fiscal general Jeff Sessions, está conduciendo al Departamento de Justicia hacia un cambio radical de políticas. Sessions está abandonando las medidas de la era Obama para proteger los derechos civiles y electorales, amenaza con más deportaciones y está resucitando la fallida “guerra contra las drogas” de décadas pasadas.
Esta semana, Sessions dijo ante la Asociación Internacional de Jefes de Policía: “Lamentablemente, en los últimos años, las fuerzas de la ley en su conjunto se han visto injustamente calumniadas y culpadas por acciones inaceptables cometidas por unos pocos malos actores”.
Sherrilyn Ifill, presidenta y directora-consejera del Fondo de Defensa Legal de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por su sigla en inglés), dijo en una entrevista para Democracy Now!: “Lo que vemos con el fiscal general Jeff Sessions es un esfuerzo para regresarnos en el tiempo... Es una persona que quedó estancada en la década de 1980. En algunos casos, en la de 1950. Es una especie de visión retro de la aplicación de la ley y la policía, en la cual intenta aniquilar los últimos 30 años de progreso que hubo en este país, avances que ya se han hecho particularmente en los últimos cuatro años, donde nos hemos centrado realmente en el tema de la reforma de las fuerzas policiales”.
Gran parte de las medidas recientes emanan de la temporada de agitación social en Ferguson, Missouri, en 2014. Allí, el 9 de agosto de ese año, un adolescente afroestadounidense desarmado, Michael Brown, fue asesinado a tiros por el agente de policía de Ferguson Darren Wilson, hecho que provocó meses de protestas. En marzo de 2016, la ciudad de Ferguson y el Departamento de Justicia, entonces al mando de la fiscal general Loretta Lynch, firmaron un decreto de consentimiento “con el reconocimiento compartido de que la capacidad de un departamento de policía para proteger a la comunidad a la que sirve es tan fuerte como la relación que tenga con esa comunidad”.
Poco después, agrupaciones de derecha como The Heritage Foundation comenzaron a hablar del “efecto Ferguson”, alegando que los decretos de consentimiento o cualquier otro tipo de supervisión judicial o civil de la policía en realidad incrementan los delitos por atarles las manos a las fuerzas del orden. Este argumento, de hecho, no tiene ningún fundamento. No obstante, al igual que muchas de las políticas que impulsa el gobierno de Trump, ahora parece estar guiando la política oficial.
Tras la muerte de otro joven afroestadounidense, Freddie Grey, que sufrió graves lesiones en la médula espinal mientras se encontraba bajo custodia policial en abril de 2015, se produjo un nuevo estallido de disturbios y protestas que condujeron a otro decreto de consentimiento. Sessions intentó retrasar la implementación de ese acuerdo, pero la semana pasada un juez federal rechazó la moción. En un memorándum del 31 de marzo, Sessions instruyó al Departamento de Justicia que revisara todos los “decretos de consentimiento existentes o contemplados”, lo que señala su intención de socavar los más de cien acuerdos de monitoreo de las fuerzas policiales alcanzados durante el gobierno de Obama.
Nuevamente, Sherrilyn Fill, presidenta del Fondo de Defensa Legal de la NAACP, expresó: “El estatuto que regula estas investigaciones y decretos de consentimiento... el Estatuto sobre Conducta Indebida de las Fuerzas de Seguridad, 42 U.S.C. 14141 fue promulgado como parte del proyecto de Ley penal de 1994 como resultado de la golpiza propinada por un grupo de policías a Rodney King y la absolución de esos oficiales en el primer juicio. Ese estatuto autoriza al fiscal general a investigar el comportamiento policial inconstitucional y llegar a este tipo de acuerdos de consentimiento. Si tenemos en cuenta que [Sessions] es el fiscal general y, como tal, encargado del cumplimiento de la ley y el orden, esta es una ley que está dispuesto a ignorar por completo”.
Se puede decir que Norm Stamper sabe algunas cosas sobre la policía. Oficial veterano de 34 años de servicio, el ex jefe de policía de Seattle es autor del libro “To Protect and Serve: How to Fix America’s Police” (Proteger y servir: Cómo arreglar la policía de Estados Unidos). El Departamento de Policía de Seattle se encuentra bajo un decreto de consentimiento, y Stamper afirma que ha hecho maravillas para mejorar la situación: “Ha habido una reducción del 60% en el uso de la fuerza por parte de los oficiales de policía de Seattle. Hubo una disminución drástica en el uso de armas de fuego, pistolas Taser y garrotes”.
Pero este es el giro inesperado: “Los propios agentes de policía, a través del presidente del Sindicato de Oficiales de Policía, están diciendo: ‘Estamos agradecidos de estar en esta etapa de nuestro progreso’. La tasa delictiva ha seguido bajando. Las lesiones de los oficiales se mantienen en el mismo nivel o han bajado. Así que no hubo ningún supuesto efecto Ferguson o disminución del poder de control de la policía”. Acerca de Sessions, Stamper expresa: “Sessions sstá claramente en sintonía con su jefe, el presidente. Es claramente un defensor de la peor clase de práctica policial en este país”.
Sherrilyn Ifill, abogada de derechos civiles desde hace muchos años, resume: “Esto es lo que pienso que va a desencadenar el fiscal general Jeff Sessions en este país si no estamos atentos y vigilantes. Si no ofrecemos verdadera resistencia”.

*Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

14 DE ABRIL DE 2017
 Home
Tel: 0343 154-549-500
(3100) Paraná - Entre Ríos - Argentina
www.inventario22.com.ar de José Bantar
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




Impresa

malen

ronchi




paranainferiores