La metamorfosis de nocturno hindú
muni2
 Home Regístrese
Buscar

mediplus
Contenido
Home
Actualidad
Políticas
Columnas
Locales
Informes
Salud
Agenda
Provinciales
Literarias
Charlas y jornadas
Cursos y seminarios
Entrevistas
Opinión
Universitarias
mundo rural
Referecia
_
Contáctenos
Rio Bravo
frigocarne
servijur

Por Greta Bellman* (Especial para Inventario22)
La metamorfosis de nocturno hindú
 
Ver imagen Las palabras de Antonio Tabucchi nos hacen recorrer caminos inexplorados a través de Nocturno hindú. Un libro que supo adaptarse al teatro de la mano de Gabriela Izcovich, con tres actores que interpretan once personajes. Nada mas se necesita para emprender un gran viaje.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:17/03/2017 11:19:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

Hay viajes, hay gente que viaja para conocer el mundo, para reconocerse en algún lado, también existen libros que hablan de viajes, que nos despiertan ganas de seguir su camino o nos alertan para que nos desviemos por otro lado. Hay viajes que se realizan a través de un texto o de una escena, viajes que uno hace sin salir de la habitación.
La sala Metamorfosis es un espacio no muy grande, con capacidad para 60 personas si se amontonan y ocupan cada rincón desde las butacas a las escaleras. El escenario se definefrente al público, en el limite de la primera fila de butacas, cuando las luces se apagan y los actores se mueven acomodándose parece como si tropezaran con los espectadores que miran al vacío. Armar un viaje en una sala puede resultar algo inimaginable, quien leyó Nocturno hindú se preguntará cómo aquel libro puede ser una obra de teatro. Como el nombre de la sala lo dice, la única manera de cambiar de género es la metamorfosis.
El libro de Tabucchi es rico en palabras poéticas, su historia no es cualquier historia, son fragmentos de tropiezos, de encuentros y relatos, con personajes que se cruzan, hablan entre si, experimentan sensaciones y se dispersan. Es la búsqueda de un amigo, siguiendo pistas muy vagas, que se transforma en la búsqueda del protagonista para encontrarse. En el papel las palabras tienen un sabor distinto al que toman en los instantes fugaces del teatro, en ese espacio el tono de voz, los gestos que la acompañan le dan otro sentido, las cambian, a veces hasta las vuelven otras. Lo rico de leer un libro y ver su representación en el escenario está en poder mezclar las dos sensaciones y elegir que partes utilizar para completar el relato final que recordaremos. Porque el arte se trata, justamente, de las sensaciones que el espectador siente en cada experiencia y como estas lo atraviesan marcando el cuerpo.

En el escenario solo estarán tres actores, Gabriela Izcovich, Alfredo Martín y Agustín León Pruzzo. Uno será un camaleón que nunca dejará de cambiar a lo largo de la hora que dure la obra, en un instante será indio, con turbantes y telas que lo cubren, su espalda se verá encorvada, hablará una lengua irreconocible y al minuto siguiente se desvestirá en un rincón y pasará a ser un médico que sacrificó su especialización en Londres para erradicarse en la india y tratar de curar todos aquellos males que acosan a un país pobre, con mucha desigualdad social. El personaje principal puede que sea opacado por este sujeto que nunca deja de ser nadie porque termina siendo todos a la vez. El hombre que viaja es de otra lengua, es prolijo y metódico también algo neurótico, es el hilo que unifica las escenas, el que se mueve de un rincón a otro, él será uno solo durante toda la historia o por lo menos eso parece. La tercera es una actriz, una mujer de cinco roles: madre, prostituta, recepcionista, estafadora y fotógrafa. Su ropa la hará europea o india, pobre o no. Todos ellos viajarán por cada rincón de la sala, recorrerán cada renglón del texto, llenarán cuerpos, las maletas que contengan su alma, cada uno dejará una porción de su historia, un relato de su travesía que pasarán a formar parte de una búsqueda.

El libro nunca será igual a la obra de teatro, en la escena hay otros tiempos, en el texto uno elige los instantes en lo que devora palabras sin cesar y en los que se detiene a pensar. Pero cual seria la gracia de no descubrir aspectos nuevos en espacios distintos, ¿acaso alguien querría viajar al fin del mundo si supiera que verá lo mismo que ya conoce?. Cada espectador elegirá qué trayecto caminará primero y qué personaje encarnará en su recuerdo.

*Periodista. Columnista de la sección Arte y Cultura
 Home
Tel: 0343 154-549-500
(3100) Paraná - Entre Ríos - Argentina
www.inventario22.com.ar de José Bantar
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




Impresa

badano 2

Ronchi




paranainferiores