Crónicas en Claroscuro
muni2
 Home Regístrese
Buscar

mediplus
Contenido
Home
Actualidad
Gobierno
Locales
Informes
Salud
Agenda
Arte y Cultura
Provinciales
Literarias
Charlas y jornadas
Cursos y seminarios
Entrevistas
Opinión
Universitarias
mundo rural
Referecia
_
Contáctenos
Rio Bravo
frigocarne
servijur

Por Guillermo Alfieri*
Crónicas en Claroscuro
 
Caminos cruzados

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:24/02/2017 12:38:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

César Milani ignora, niega y olvida los hechos que lo vinculan con el
terrorismo de Estado. Los testimonios personales y la documentación
acumulada enfrentan la estrategia defensiva. Milani está en la cárcel y se
queja de las condiciones en las que pasa los días y las noches. El
periodista riojano Cipriano (Pano) Navazo despejó la duda que le formulé
por teléfono: “Milani está en el salón en el que ustedes recibían visitas y
el cura Pelanda López les oficiaba misa”. El lugar es ahora un pabellón,
habitado por represores condenados o procesados, más policías acusados de
graves delitos comunes. La referencia, repuso recuerdos grabados a fuego.
Allí vi a Agapito Alberto Ledo, en condición de conscripto que ayudaba en
la ceremonia religiosa. Allí mi mamá Gloria repetía, en el abrazo del breve
e intermitente encuentro: “Como que hay Dios, que esta gente va a pagar por
lo que está haciendo”.

César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani, nació el 30 de
noviembre de 1954 en la ciudad de Cosquín, Córdoba. En la edición del 18 de
febrero de 2017, el diario La Voz del Interior brindó la semblanza
familiar. Su padre, César Milani fue empresario, dirigente peronista y
presidente del Concejo Deliberante de Cosquín. Su hijo y tocayo ingresó en
el Liceo Militar a los 12 años de edad y egresó en 1972. De los datos,
surge que el joven oficial no creció dentro de un taper. La política la
mamó de chico, en su casa y en una provincia en la que la dictadura tuvo un
prólogo violentísimo, desquiciado en lo institucional. Sin embargo, se
declara un ignorante en la materia, justificado por su juvenil acné
intelectual. Quizá no se enteró que la presa política más joven fue la
cordobesa Viviana Avendaño (1958 – 2001), capturada a los 16 años de edad
en 1975 y liberada en 1981.

El destino castrense de Milani fue La Rioja, dependiente del III Cuerpo
de Ejército, comandado por el feroz general Luciano Benjamín Menéndez, un
nazi destacado. Bastaba con no ser un analfabeto integral, huérfano de
sentidos, para darse cuenta de lo que ocurrió en la provincia avasallada
por el terror antes y después del 24 de marzo de 1976. Milani esquiva la
excusa de la obediencia debida, ya desechada por la jurisprudencia nacional
e internacional. Entonces, desmiente a los testigos-querellantes que lo
ubican en las operaciones de secuestro de Pedro y Ramón Olivera y Verónica
Matta, estudiante secundaria. Milani pone cara de a mí por qué me miran,
cuando Oscar Schaller afirma que lo vio actuar en la clandestina prisión
que funcionó en el Batallón de Ingenieros 141. A las constancias asentadas
en el registro del penal riojano, dice no tenerlas en su memoria. Y así de
seguido.

César Milani tuvo vocación de espía profesional. La nota de La Voz del
Interior revela que en los años de la década de los 80, el padre empresario
les subrayaba a los sindicalistas, en reuniones paritarias, que su hijo era
del rango jerárquico en la Inteligencia del Ejército. Ese servicio funcionó
a pleno en La Rioja, publicando nóminas de peligrosos subversivos en las
miserables páginas del diario El Sol, propiedad del nefasto Tomás Agustín
Álvarez Saavedra, hotelero, concesionario del casino y jefe de la usura. En
ese medio se expresaba la alianza de militares y civiles reaccionarios, con
el precoz alcahuete Germán Kammerath Gordillo, desde el centro de
estudiantes del Colegio Nacional. En esas listas negras figuró Agapito
Alberto Ledo, en 1974, a los 19 años de edad.

Ledo ingresó marcado, en febrero de 1976, al lote de colimbas. Con
probable premeditación lo incluyeron en el grupo de soldados trasladados a
Tucumán, con Milani en carácter de oficial. Lejos de su familia, sin que se
pudiera notar su ausencia de inmediato, Ledo fue desaparecido. Un acta
firmada por Milani lo acusó de desertor, con el agravante de haber hurtado
los utensilios de lata. En el juzgado federal de Tucumán, Milani admite que
en el papel figura su nombre pero acota que la que se le exhibe no es su
rúbrica. En Tucumán la causa no está agotada pero lo dejaron en libertad a
Milani. Cebado por la impunidad arribó a La Rioja, para matar dos pájaros
de un tiro, aunque el tiro le salió por la culata. Parafraseándola a Gloria
Sierra, como que hay Dios, este tipo está pagando por lo que hizo.

La definición está por verse. Los abogados de Milani proponen testigos
que no habitan La Rioja, relacionados con la investigación concretada en el
dossier Nunca Más y el juicio a los comandantes en jefe, realizado en 1985.
Al parecer, no hay disposición para tratar de exculparse con algún elemento
que aporte al paradigma de Verdad y Justicia. Porque si Milani no fue, a
esta altura de los acontecimientos debe saber quién, por ejemplo,
desapareció al soldado Ledo. Las expectativas al respecto no pueden ser
muchas. A lo mejor, en la cárcel de La Rioja murmulla lo expresado por el
dictador Videla, en conferencia de prensa de diciembre de 1979, con cara de
inocente. “(…) en tanto esté como tal, es una incógnita el desaparecido. Si
el hombre apareciera, tendrá un tratamiento equis (…) Pero mientras sea
desaparecido, no puede tener ningún tratamiento especial es una incógnita,
es desaparecido”. No caben dudas que la teoría de la entelequia es digna
del libro de las canalladas extremas, y Milani tiene la línea merecida en
esas páginas.

*Periodista - Escritor
Publicado el 23 de febrero de 2017
@alfieriguillermo
https://www.facebook.com/alfieriguillermo
 Home
Tel: 0343 154-549-500
(3100) Paraná - Entre Ríos - Argentina
www.inventario22.com.ar de José Bantar
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




Impresa

badano 2

Ronchi




paranainferiores