A través de sus ojos
Tecnópolis Federal
 Home Regístrese
Buscar

mediplus

Contenido
Home
Actualidad
Políticas
Columnas
Paraná
Legislativas
Informes
Agenda
Literarias
Charlas y jornadas
Cursos y seminarios
Ambiente
Comunicación y Medios
Entrevistas
Opinión
Salud
Talleres
Universitarias
mundo rural
Referecia
_
Contáctenos
veterinaria
frigocarne
servijur

Por Greta Bellmann* Especial para Inventario22
A través de sus ojos
 
Ver imagen Una familia de artistas y su modo de ver el mundo, de sentirlo y conventirlo en arte. Su historia, sus vivencias y el significado que cobra el entorno en sus creaciones.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:03/01/2017 10:14:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

Bajo la mirada de la hija de un artista se ilumina un mundo distinto, el pasto que no solamente es verdesino que tiene tonos de amarillo, azul y que está vivo más allá de su naturaleza. En ese mundo hay colores que se prenden a la retina y nunca se disuelven. Ella aprendió a mirar con su padre, a entender la composición de las tonalidades que la rodeaba. Su madre, escultora,le explicó como estudiar las morfologías de los cuerpos. Ser hija de un figura reconocido implica llevar un apellido con peso, trae un mandato que marca a fuego las experiencias que se tendránen la vida. Laura Zelaya intentó correrse de ese mandato separándose de sus padres, uno pintor y la otra escultora y estudió teatro. En vano fue su intento pues había una fuerza magnética que la volvería a traer a esa expresión del arte. Sería una hija artista en una familia moldeada por la arcilla en formas tridimensionales y bañadas por los acrílicos coloridos.
Daniel Zelaya conoció a su mujer, Gloria Priotti, en la escuela de artes. Cuandosu hija mayor nació recibió su primera beca para ir a París, en ese entonces solo hacia grabado. Antes de irse, en Buenos Aireshabía logrado formar un grupo para remontar esta técnica que había caído en desuso. Fue en Berlín, donde vivieron por siete añoscon sus dos hijas, que empezó a pintar. Laura se acuerda que cuando llegaron ella solo sabía presentarse en alemán, era lo que su padre le había enseñado. “Los domingos nos despertábamos con música clásica, desayunábamos escuchando Vivaldi y después elegíamos el museo que recorreríamos ese día. Cada domingo visitábamos uno y lo hacíamos con muchas ganas”. Su padre no solo le enseñó a presentarse en un idioma que luego sería su segunda lengua, sino que la guió a través de la experienciade observar.
Luego de que finalizara la dictadura cívico militar decidieron volver a Argentina y radicarse en Colon cuando todavía era un pueblo pequeño. Zelaya volvió a su tierra natal, a su niñez y trajo consigo sus juguetes que lo ayudaron a expresar con ironía el estado en el que vio a los argentinos, muñequitos a cuerda. De Berlín trajo las cintas rojas de restricción y los tubos rayados tridimensionales que empezó a utilizar en sus cuadros. Su pintura expresaba el juego que siempre quiso mantener vivo en su familia y entre ese color y esafelicidad estaba el pasado que lo había marcado, la restricción a la libertad, el paso prohibido de la muralla que dividía una ciudad Alemana y la dictadura en su país. En los juguetes está la conexión más fuerte entre Laura y su padre que empezaron haciendolos para regalarselos en sus cumpleaños. Aprender era un relato y el arte era un juego libre de restricciones, que los llevaría a descubrir parte del mundo, a mirarlo de una manera muy intensa.
Hay una anécdota que Laura siempre cuenta,un día se puso a pintar y a probar con las luces y sombras, y se sorprendió de que supiera hacerlas porque no había estudiado la técnica. Cuando lo llamó a su padre emocionada y le contó lo que había sucedido, él le respondió que era obvio que ella podría hacer eso si siempre lo había visto cuando pintaba. Le dijo, es que el arte es observación no solo estudio. Sus padres nunca le dijeron que siguiera sus pasosni se lo prohibieron, ellos le mostraron su mundo, le contaron las anécdotas trágicas de los artistas en lugar de los cuentos de hadas, la llevaron a museos. Le mostraron el arte, no se lo enseñaron, porque las vivencias son las que más profundo penetran y las que más fuerte se arraigan.

*Periodista. Columnista de la sección Arte y Cultura
 Home
Tel: 0343 154-549-500
(3100) Paraná - Entre Ríos - Argentina
www.inventario22.com.ar de José Bantar
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




Impresa

malen

ronchi




paranainferiores